miércoles, 16 de junio de 2010

Antes de hablar hay que pensar en las consecuencias

En Castellón hay una empresa dedicada a fabricar azulejos que se llama Venus. Su propietario se llama Marciano y tuvo hace un par de meses problemas con la tierra arcillosa que se usa para fabricar los azulejos. Para solucionar el problema, el dueño llamó a la suministradora de la tierra arcillosa y le dijo lo siguiente a la secretaria:

- Hola, soy Marciano, de Venus. Tengo problemas con la Tierra.

Marciano aún no se explica por qué le colgaron el teléfono tan violentamente

2 comentarios:

xiltepin dijo...

extremadamente malisimo
dedicate a otra cosa

xiltepin dijo...

extremadamente malisimo
dedicate a otra cosa