jueves, 15 de julio de 2010

Indecisa

Una mujer va al dentista a regañadientes, y cuando el doctor le dice que va a tener que empastarle una muela, la mujer se niega a abrir la boca, así que el dentista la dice:

- Pero bueno, ¿y para qué viene a verme si no quiere que la haga nada?

- Vera, doctor, es que le tengo mucho miedo a los dentistas porque me hacen daño, casi preferiría tener un niño a tener un diente empastado.

- Pues decídase, porque tendré que ajustar la silla..

No hay comentarios: