martes, 1 de marzo de 2011

Mal de alturas

Era tan alto, tan alto, que de que alguien le pisara el callo, pasaban por lo menos diez minutos hasta que sentía el dolor.

No hay comentarios: