jueves, 26 de mayo de 2011

Viejo y rubia

Llega este señor de unos cincuenta o sesenta años a un restaurante acopañado de una rubia despampanante, y el camarero le pregunta:

- Señor, ¿qué va a tomar?

- Un Brugal extraviejo con Perrier.

- ¿Y para la señora?

- A la señora ya le mandaré un fax esta noche.

No hay comentarios: